26 de febrero de 2013


Tan solo necesitaba perderme entre la música,entre los acordes de Green day que sonaban en mis altavoces. Con el volumen al máximo me perdia en la voz semi-ronca de Billie Joe Armstrong. 
Sentia como mil sensaciones venian ami , como algo se liberaba en mi interior, mucho más real que yo bailando al ritmo de la música  en medio de una carretera solitaria de camino al instituto como si en un concierto me encontrara.Y porfin comprendí que ya me habia cansado de esperar que ya porfin me habia cansado de tanta tristeza y de esperar una vida soñada que nunca iba a llegar. Justo en ese momente empezó, empecé, a vivir la realidad.




By Sam



2 comentarios:

  1. Y es qué no se sabe que tiene Green Day, pero felicidad es lo mínimo capaz de producir :)

    ResponderEliminar